V. LA CIENCIOLOGÍA Y LAS DEFINICIONES ÉMICAS DE RELIGIÓN

El punto de vista "émico" en antropología es aquel que presta atención a las categorías conceptuales de quienes participan en una cultura determinada. Se opone al punto de vista "ético" que es el que deriva sus categorías conceptuales de alguna de las teorías de las ciencias sociales 1. Hasta aquí hemos revisado definiciones de la religión realizadas desde el punto de vista ético, es decir desde los conceptos de los cientistas sociales que participan en el debate actual sobre qué constituye una religión y cuáles son sus características. En este acápite consideraremos el punto de vista émico, o sea el punto de vista de los participantes en la cultura.

Preguntarse si la Cienciología es una religión desde el punto de vista émico es preguntarse si ha sido considerada como tal en los distintos contextos culturales donde desarrolla sus actividades. Como la Iglesia de Cienciología es una institución internacional, estos contextos se ubican en diversos países. Como se trata de sociedades complejas, los mismos incluyen además diversos subgrupos: los propios cienciólogos, las instituciones gubernamentales y los estudiantes de temas religiosos se cuentan entre quienes se han pronunciado públicamente sobre el tema.

En primer lugar, es dable observar que los propios cienciólogos presentan a la Cienciología como una religión en sus escritos y documentos públicos (ver por ejemplo, Iglesia de Cienciología Internacional 1993: 1, 7, 141, 147; LRH Book Compilations de ¿Qué es Cienciología? 1994: III).

En cuanto a las instituciones gubernamentales, la Cienciología ha sido considerada, para propósitos legales y de exención de impuestos, una religión en los países en que ha desarrollado sus actividades. Los organismos que explícitamente han declarado que la Cienciología constituye una religión incluyen:

Organismos del Poder Ejecutivo:

* Ministerio de Educación y Cultura de Baviera, 1973

* Departamento de Estado de EE.UU., 1974

* Agencia de la Seguridad Social de Angers, Francia, 1985

* Oficina Nacional del Servicio de Inmigración y Naturalización, EE.UU., 1986

* Distrito de Shoneberg, Berlín, Alemania, 1989

Organismos Impositivos :

* Departamento de Administración y Finanzas de Zurich, Suiza, 1974

* Departamento de Tributación de Florida, EE.UU., 1974

* Oficina de Impuestos de Australia, 1978

* Junta Californiana de Concesión de Tributaciones, 1981

* Departamento de Impuestos y Aduanas de Canadá, 1982

* Servicio de Tributación de Pau, Francia, 1987

* Inspector de Impuestos de Sociedades de Amsterdam, Holanda, 1988

* Comisión de Impuestos de Utah, EE.UU., 1988

* Comisión de Impuestos de la Ciudad de Nueva York, EE.UU., 1988

* Oficina Federal en Finanzas, Alemania, 1990

* Comisión de Impuestos de Monza, Italia, 1990

* Comisión de Impuestos de Lecco, Italia, 1991

* Servicio de Tributación Interior de EE.UU., 1993

* Comisión de Impuestos de California, EE.UU., 1994

Organismos Judiciales:

* Tribunal de Apelación en Washington, D.C., EE.UU., 1969

* Tribunal del Distrito de Columbia, EE.UU., 1971

* Tribunal de San Luis, Missouri, EE.UU., 1972

* Tribunal Australiano de Delitos Menores de Perth Australia, 1970

* Tribunal de Distrito de Stuttgart, 1976

* Tribunal de Munich, Alemania, 1979

* Tribunal de Apelaciones de París, 1980

* Tribunal de Apelaciones del Estado de Oregon, 1982

* Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Washington, 1983

* Tribunal Superior de Massachusetts, 1983

* Fiscalía General de Australia, 1973

* Tribunal Superior de Australia, 1983

* Tribunal del Distrito Central de California, Estados Unidos, 1984

* Tribunal de Apelaciones de Vancouver, 1984

* Tribunal de Distrito de Stuttgart, Alemania, 1985

* Tribunal de Apelaciones de Munich, Alemania, 1985

* Tribunal de Padua, Italia, 1985

* Tribunal de Bolonia, Italia, 1986

* Tribunal Regional de Hamburgo, Alemania, 1988

* Tribunal de Berlín, Alemania, 1988

* Tribunal de Frankfurt, Alemania, 1989

* Tribunal de Munich, Alemania, 1989

* Tribunal de Hannover, Alemania, 1990

* Tribunal de Milán, Italia, 1991

* Tribunal Administrativo de Hamburgo, Alemania, 1992

* Tribunal Superior de Alemania, 1992

* Tribunal de Nueva York, 1994

* Tribunal de Impuestos de Italia, 1994

* Tribunal de Distrito de Zurich, Suiza, 1994

* Tribunal Supremo de Italia, 1995

Finalmente, los estudios realizados por cientistas sociales usualmente se refieren a la Cienciología como una religión, considerándola parte del creciente grupo de los nuevos movimientos religiosos.

Uno de los primeros estudios sobre Cienciología, un artículo de Harriet Whitehead (1974) en el libro "Religious Movements in Contemporary America", la ubica dentro de "la creciente colección de movimientos religiosos totalmente ajenos a la tradición judeo-cristiana" (1974: 547).

De una manera similar, la monografía de Roy Wallis, "The road to total freedom: a sociological analysis of Scientology" (1977) que analiza el desarrollo histórico y las transformaciones doctrinales y organizativas ocurridas durante la transición de la Dianética hacia la Cienciología, claramente ubica a su objeto de estudio dentro de los nuevos grupos religiosos. Wallis considera a la Cienciología como una religión particularmente adaptada para el mercado religioso propio de la sociedad occidental contemporánea, como señalaría Wilson años más tarde. El énfasis en los beneficios que los adeptos recibirán en este mundo de su práctica religiosa, la utilización de una retórica cuasi-científica y una organización burocrática y racionalmente organizada reflejan valores occidentales contemporáneos, ya que "la racionalización de la vida en el mundo ha llevado a la racionalización de la institución a través de la cual se obtiene la salvación" (1976: 248).

Frank Flynn, en su trabajo "Scientology as Technological Buddhism" incluido en el volumen "Alternatives to American Mainline Churches", afirma que la Cienciología constituye "uno de los nuevos movimientos religiosos más interesantes" (1983:89) y que debido a que "posee muchas semejanzas con el budismo" (93) se la puede considerar un "budismo tecnológico" (89). La Cienciología, según su análisis, "sobresale entre las nuevas religiones como una readaptación del budismo en una sociedad que tiene a la tecnología como su base cultural" (108).

En un capítulo de su reciente libro "The social dimensions of sectarianism", Bryan Wilson (1990) afirma que Cienciología sería una "religión secularizada" y luego de comparar qué tanto se ajusta a un inventario de 20 ítems que usualmente caracterizarían a las religiones, sugiere que "Cienciología debe, efectivamente, ser considerada una religión, por las enseñanzas metafísicas que propone (y no porque describa su organización como una iglesia) pero es una religión que refleja varias de las preocupaciones de la sociedad contemporánea" (1990: 288). Termina su análisis preguntando "si uno tuviera que proponer cómo sería una religión moderna, acaso la Cienciología no aparecería como congruente con el mundo secularizado en el que opera, y del cual extrae gran parte de su estructura organizativa y preocupaciones terapéuticas" (1990: 288).

La Cienciología está incluida como uno de los grupos reseñados en varios de los más importantes libros introductorios al estudio de nuevos movimientos religiosos: "New religious movements: a practical introduction" de la profesora Eileen Barker (1992) y tanto en la "Encyclopedia of American religions" como el "Encyclopedic handbook of cults in America" de J. Gordon Melton (1992). Está también discutida, junto con otros nuevos grupos religiosos, en "Cult controversies: societal responses to the new religious movements" de James Beckford (1985); en "Cults, converts and charisma: the sociology of new religious movements" de Thomas Robbins (1991) y en "L'Europa delle Nuove Religioni" de Massimo Introvigne y Jean-François Mayer (1993).

En suma, adoptando un punto de vista émico, podemos observar que la Cienciología ha sido considerada una religión en los contextos culturales donde ha desarrollado sus actividades, incluyendo el pronunciamiento de instituciones gubernamentales, de los propios miembros de la Iglesia y de los cientistas sociales abocados al estudio de los nuevos movimientos religiosos.

<*<Anterior<*<        >*>Siguiente>*>