Cienciología:


rasgos de religión


FRANK K. FLINN, DOCTOR EN FILOSOFIA
Profesor Adjunto en Estudios Religiosos
Universidad de Washington
Saint Louis, Missouri, EE. UU.

I. INTRODUCCIÓN

Actualmente, trabajo por mi cuenta como escritor, editor, conferenciante y consultor en los campos de teología y religión. También soy Profesor Adjunto de Estudios Religiosos en la Universidad de Washington, en San Luis, Missouri.

Tengo un título de Licenciado en Filosofía y Letras (1962) por la Universidad de Quincy, Quincy, Illinois; un título de Licenciado en Teología (1966), magna cum laude, por la Escuela de Teología de Harvard, Cambridge, Massachusetts; y un Doctorado en Filosofía en Estudios Religiosos Especiales (1981) por la Universidad del Colegio de St. Michael, Escuela de Teología de Toronto, en Toronto, Ontario. Además, he llevado a cabo estudios avanzados en la Universidad de Harvard, en la Universidad de Heidelberg, Alemania, y en la Universidad de Pensilvania. En la Universidad de Heidelberg, fui Catedrático Becado en Filosofía y Religiones Antiguas del Oriente Próximo, 1966-67. En la Universidad de Pensilvania, fui Catedrático Becado de Defensa Nacional en Idiomas Extranjeros, Sección VI, en idiomas semitas, 1968-69.

Desde 1962, he llevado a cabo estudios intensivos de los movimientos religiosos sectarios, tanto antiguos como modernos. Una parte de mis estudios doctorales se enfocaron específicamente en el advenimiento de movimientos religiosos en los Estados Unidos y en el exterior desde la Segunda Guerra Mundial. Ese estudio incluyó la investigación de nuevas religiones en lo que se refiere a sus sistemas de creencias, sus estilos de vida, el uso del idioma religioso, el liderazgo, la motivación y sinceridad y las condiciones materiales de su existencia. Regularmente doy en la Universidad de Washington un curso titulado: "La Experiencia Religiosa Norteamericana", el cual incluye una sección sobre nuevos movimientos religiosos. Además de tener un interés en las religiones como entendido, he tenido una experiencia personal con la vida religiosa desde hace mucho tiempo. Desde 1958 hasta 1964, fui miembro de la Orden de Frailes Menores, conocida popularmente como los franciscanos. Durante este período, viví bajo los votos solemnes de la pobreza, la castidad y la obediencia. De esa forma, viví muchas de las disciplinas típicas de la vida religiosa.

Antes de mi actual ocupación, enseñé en el Colegio de Maryville en San Luis, Missouri, 1980-81; la Universidad de San Luis, en San Luis, Missouri, 1977-79, en donde fui Director del Programa de Master's de Postgraduados en Religión y Educación; la Universidad de Toronto, Ontario, 1976-77, en donde fui Tutor en Religión Comparativa; el Colegio de St. John's, en Santa Fe, Nuevo México, 1970-75, en donde fui Tutor en el Programa de los Grandes Libros; el Colegio de La Salle, Filadelfia, Pensilvania, en los veranos, 1969-73, en donde fui Profesor Conferencista en Estudios Bíblicos y la Antropología de la Religión; el Colegio de Boston; Boston, Massachusetts, 1967-68, en donde fui Profesor Conferencista en Estudios Bíblicos; y el Colegio de Newton del Sagrado Corazón en Newton, Massachusetts, en donde fui Profesor Conferencista en Estudios Bíblicos.

Soy miembro activo de la Academia Americana de Religión. Soy un católico romano practicante en la Iglesia de Todos los Santos en University City, Missouri.

Desde 1968, he impartido conferencias y escrito sobre diversos nuevos movimientos religiosos que han surgido en los siglos XIX y XX en Norteamérica y otros lugares. En mis cursos de "Antropología de la Religión" (Colegio de La Salle), "Religión Comparativa" (Universidad de Toronto), "La Experiencia Religiosa Americana" (Universidad de San Luis), y "La Experiencia Religiosa Norteamericana" (Universidad de Washington), he tratado con tales fenómenos religiosos como el Gran Despertar, "shakerismo", el mormonismo, el adventismo del Séptimo Día, los testigos de Jehová, la Nueva Armonía, Oneida, la Granja Brook, la Unificación, Cienciología, Hare Krishna, y otros. He publicado varios artículos y he sido editor general de libros sobre el tema de las nuevas religiones. Es mi política no testificar sobre un grupo religioso viviente a menos que tenga conocimientos de primera mano y de largo plazo sobre ese grupo. He testificado sobre varios aspectos de las nuevas religiones ante el Congreso de los Estados Unidos, la Legislatura de Ohio, la Asamblea de Nueva York, la Legislatura de Illinois, y la Legislatura de Kansas. He impartido conferencias sobre el tema de las nuevas religiones en colegios, universidades y congresos en los Estados Unidos, Canadá, Japón, la República de China, y Europa.

He estudiado la Iglesia de Cienciología en profundidad desde 1976. He visto suficientes ejemplos de la vasta literatura de Cienciología (sus escrituras) como para ayudarme a formar las opiniones expresadas a continuación. He visitado las Iglesias de Cienciología en Toronto, San Luis; Portland, Oregon; Clearwater, Florida; Los Ángeles y París, en donde me he familiarizado con la forma en que trabaja cotidianamente la Iglesia. También he llevado a cabo numerosas entrevistas con miembros de la Iglesia de Cienciología. También estoy familiarizado con la mayor parte de la literatura escrita sobre Cienciología, desde estudios entendidos objetivos hasta relatos periodísticos, tanto favorables como desfavorables.

Como entendido en religión comparativa, sostengo que para que un movimiento sea una religión y para que un grupo constituya una iglesia, necesita manifestar tres características, o rasgos, que son discernibles en las religiones alrededor del mundo. A continuación, defino estas tres características:

(a) Primero, una religión debe poseer un sistema de creencias o doctrinas que relacionan a los creyentes con el significado final de la vida (Dios, el Ser Supremo, la Luz Interna, el Infinito, etc.).

(b) Segundo, el sistema de creencias debe traducirse a prácticas religiosas, las cuales se pueden dividir en 1) normas de comportamiento (órdenes positivas y prohibiciones negativas o tabús) y 2) ritos y ceremonias, actos u otras conmemoraciones (sacramentos, iniciaciones, ordenaciones, sermones, oraciones, funerales para los muertos, matrimonios, meditación, purificaciones, estudios de escritura, bendiciones, etc.).

(c) Tercero, el sistema de creencias y prácticas deben unir a un cuerpo
de creyentes o miembros para constituir una comunidad identificable que es jerárquica o congregante en su forma de gobierno y que posee una forma espiritual de vida en armonía con el significado final de la vida, según lo ven los creyentes.

No todas las religiones enfatizarán cada una de estas características en el mismo grado o de la misma forma, pero todas las poseerán en una forma perceptible.

En base a estos tres rasgos y en base a mi investigación sobre la Iglesia de Cienciología, puedo afirmar sin titubeos que la Iglesia de Cienciología constituye una religión auténtica. Posee todos los rasgos esenciales de religiones conocidas en todo el mundo: (1) un sistema de creencias bien definido, (2) el cual se traduce a prácticas religiosas (normas positivas y negativas de comportamiento, ritos y ceremonias religiosas, actos y conmemoraciones), que sostiene a un cuerpo de creyentes en una comunidad religiosa identificable, que se distingue de otras comunidades religiosas.

<*<Anterior<*<        >*>Siguiente>*>