Cienciología utiliza su propia terminología para referirse a la conducta que es dañina o que viola un código moral que uno ha acordado. Dicho comportamiento se denomina "acto hostil" (overt). El acto hostil que uno oculta o niega se llama "ocultación" (withhold). En el proceso de auditación se presta atención, entre otros, a los actos hostiles y ocultaciones que la persona aclarada necesita superar.

A un nivel más general, Cienciología concibe la bondad en términos de una "acción de sobrevivencia constructiva" (Introducción a la Ética de Cienciología, pág. 19). Como la construcción, también puede conllevar un grado de destrucción, pero la primera debe superar a la segunda a fin de que se considere algo como bueno. En contraste, cualquier cosa que sea más destructiva que constructiva es, por definición, malo.

Considerando estas definiciones, Cienciología establece un medio por el que el individuo pueda elevar progresivamente su nivel ético y, de esa manera, incrementar su supervivencia junto con cada una de las ocho dinámicas. La "tecnología de ética" especifica doce "estados éticos" o condiciones y ofrece pasos precisos o fórmulas por las que uno puede ir de una condición a una más elevada. En el nivel más bajo se encuentra una condición de confusión donde sólo existe el desorden y no hay nada productivo. En el nivel más alto se encuentra una condición de poder en la que nada, si es que existe algo, puede poner en peligro la supervivencia. Entre estos dos extremos existen diversas condiciones adicionales ordenadas en secuencia: traición, enemigo, duda, riesgo, inexistencia, peligro, emergencia, operación normal, afluencia y cambio de poder (Introducción a la Ética de Cienciología, capítulos 3 y 4).
 

<*~ <*~        ~*> ~*>